12 de julio de 1997 (Rebeca García Soriano)

Solo le quedaba un cigarrillo y dos balas en el tambor de aquel revólver de importación. Dudaba con qué abrir fuego primero.
Tres días manteniendo en vilo a una nación. Era un ultimátum.
Como de costumbre, los medios se aventurarían a una reconstrucción de los hechos resumiendo meses de premeditación en minutos de máxima audiencia. Esta vez era distinto: estábamos en directo.
“El gobierno se niega, jefe”.
Entonces lo supo, primero el revólver. Dos disparos en la sien y lo soltaron,  no murió en el acto.
“¿Y tú? ¿Crees en el síndrome de Estocolmo?”, me dijo encendiendo ahora el cigarrillo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

1 comentario

Deja un comentario