1800 km después (Lorena Guas García)

Diez años, 1800 km después, una red social.
Desgraciadamente la memoria se asienta sobre bases poco sólidas. Él se olvidó de eso. Se olvidó de que ella era tan fugaz como insegura.
Siguieron chateando casi a diario, mientras lucían disfraces de adultos con los que ninguno estaba cómodo. Se contaron sus vidas de nuevo, dónde no volvían a encajar.
Ella quería entretenerse, pero recordó que esto no la entretenía. Ya era tarde de nuevo.
Pasaron las tardes recordando las pizzas, el tren, la niebla que cubría la ciudad la tarde que se conocieron, la música que sonaba el día que él se murió de celos y comenzaron a odiarse… y ya era tarde de nuevo.
Los fines de semana pasaron a ser interminables, estaban tan ocupados que no iban a poder hablarse.
Él pensó que sólo hacía falta verse. En la maleta de ella sólo aquella vieja polaroid. Hacía diez inviernos que no se olían.
El sonido de aquel vagón donde se conocieron, el sonido de la gente. La cabeza llena de imágenes, la culpa, la madurez, el miedo, la nostalgia. Ella sacó la foto de su maleta y se la entregó. Los dos se dieron media vuelta y de nuevo ninguno pudo decir adiós.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario