Al acecho (Luis Amézquita)

“Improbe amor, quid non mortalia pectoris cogis”
Virgilio, Eneida IV

A la luz de su propio acecho, silenciosa con sus pies de plomo, la leona desgaja los minutos, los días, las palabras, siempre atenta al movimiento de su presa.
Sólo ocurre por breves momentos que la leona apenas concibe que, más allá de la maleza que la oculta, no hay más que su propia sombra extraviada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario