Allegro andante (Manuel Freire Gómez)

Me gusta salir al balcón y observar a la gente. Vivo en una calle comercial, y vistos desde arriba todos guardamos cierto parecido. Personajes sin rostro que transitan en perfecta anarquía, sombras que van y vienen a ritmos diferentes, notas musicales que se entremezclan en un pentagrama de adoquines y que van poniendo música a la tarde: el murmullo de las conversaciones que se cruzan, los gritos vivaces de los niños, las voces que pregonan, el ladrido de algún perro… Finalmente, cuando cae la tarde, esa sinfonía de trasiego y sonidos se va disipando lentamente hasta cesar con la bajada de ese oscuro telón que trae la noche. Y entonces cierro mi balcón, esperando que el siguiente día me ofrezca otra nueva función.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario