Amó aquella vez como si fuese última (Enrique Valdés)

Todos se han marchado de la casa en fuga desenfrenada. Hay un revuelo de gorriones en el patio y ella, cariacontecida, hundida en el légamo pringoso y rojo con el cuerpecito firme. Contradicción atravesada en el güergüero, el miedo genera más miedo, ¡pa’ allá, pa’ allá! Se limpia la sangre de las manos, la sangre del cuerpo, la sangre del cuchillo. La mandíbula fue asida con fuerza, la garganta cortada. Un corte limpio de chef recién estrenado. Esa cosa no la volverá a tocar, los perros se comen cualquier cosa, envuelve lo que queda en una bolsa de plástico, cava un hoyo en el cantero donde asoman curiosas las primeras calabazas, se retorcían, temblequeaban y los rayitos de sol acabada la madrugada, habían regresado, con su perenne fatiga habitual.

*Chico Buarque.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario