Anual (Veneno López)

Mi abuelo estuvo en el desastre de Anual, en 1921. Era capitán de ingenieros. Cuando los rifeños atacaron el campamento, los altos mandos huyeron a Melilla, y allí se quedaron cuatro pardillos, al mando de cientos de soldados inexpertos. La desbandada no se hizo esperar. Mi abuelo y un puñado de oficiales intentaron poner orden en la sangrienta retirada. Fue un sálvese el que pueda, tirando a los heridos de las mulas para ocupar su puesto. El grueso de las tropas llegó hasta la posición de Monte Arruit, donde se inició un asedio dramático que acabó en matanza. Mi abuelo se salvó y estuvo preso año y medio. Cuando se proclamó la II República, debió de ser el único madrileño que no salió a festejarla. Ya no creía en nada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario