El árbol y la paloma (M. Nieves Corral Rey)

Desorientada, Itziar se aleja de su padre, pues le grita y la azota sin motivo aparente. Sale sin permiso y se aproxima a un árbol ubicado cerca de la playa, donde nadie la observa. Toma asiento junto a sus raíces y sus largas ramas acarician su cuello. Por un momento cierra los ojos, una leve brisa la despeina. Se deleita en ese silencio, en ese aire, en ese olor del mar. Las estrellas brillan y la luna fluorescente ilumina su rostro. La noche impregna su figura. Ante esa paz, su cuerpo se desvanece. Una paloma busca cobijo entre las ramas del árbol, pero se acerca a su figura, se monta en su mano y le deja un mensaje. Un mensaje que le transmite la suficiente fuerza como para ser valiente y volar en soledad, pero en ese momento el suave canto de la paloma la deja descansar. Un nuevo día amanece, un arco iris asoma entre la niebla. Paulatinamente Itziar emprende su camino de vuelta, pero descubre que su padre ya no la espera con un cinturón entre las manos. Manos que están marcadas en su espalda, su infancia está quebrada. Aunque un haz de luz aparece en ese abismo y la paz regresa a su hogar, donde ya no huele a dolor, a gritos ni a agresividad.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario