Arcoiris (Antonio Ortuño Casas)

Mi abuela decía que los colores son la vida y así ella hacía honor a su dicho en una de sus mejores facetas: la cocina. Recuerdo sus platos a rebosar en cantidad y en colores, que con las especies que utilizaba emanaban aromas inigualables haciendo la delicia de la familia.

Mi plato favorito era el que yo llamaba arco iris, donde se podía encontrar todos los colores posibles, un revuelto de zanahoria, tomates, pimientos rojos, verdes y anaranjados, berenjenas, calabacines,… todas las verduras de la estación ofreciendo sus colores y sabores para el deleite de hasta el menos refinado en el comer.

Con ese nombre abro hoy mi restaurante, con el recuerdo memorable de mi abuela para enfrentar el reto.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario