así es la vida (carmen maurera picazo)

Siete meses y las náuseas no me abandonan. Almuerzo. Me arreglo para ir al trabajo.  Compro en la heladería que está en la parada del autobús un helado. Me subo al autobús, y me lo tomo despacito, la fatiga desaparece.
Un día, se me antoja un helado de chocolate. Subo al autobús, pico y me siento para saborearlo. Cuando más entusiasmada estoy, compruebo horrorizada como el helado se me escurre por el vestido blanco, que me he puesto. Compruebo que ha cambiado de color, ahora es chocolate.
Llego al trabajo como si hubiese salido de un estercolero. Doy explicaciones a mis jefes y corro al servicio para arreglar el desaguisado. Refriego con jabón y agua, y consigo que vuelva al color original. Está chorreando. Pulso el botón del secador de manos y me introduzco en el chorro de aire caliente para secarme. El vestido parece otro y aunque está húmedo, mi aspecto ha mejorado. Vuelvo a mi puesto de trabajo e inicio mi jornada de trabajo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario