Ausencia (María Sergia Martín González)

Las mañanas, cuando se abren soleadas, cambio las sábanas y las toallas, pongo la lavadora, dejo unos garbanzos en remojo, tiendo la ropa, llevo paseando a los niños al colegio, me tomo un café con las amigas, compro el cupón, paso por la peluquería, me hago las uñas y, si me toca, el tinte o las mechas, me leo todas las revistas que puedo, cuchicheo sobre esta o aquella, critico las cortinas de fulanita o la piscina de menganita, río, pago siempre con tarjeta, me acerco a por morcillo a la carnicería. Y si no tienen, falda. Regreso a casa y pongo a hervir el cocido para que esté en su punto cuando regrese Alberto. Pero hoy ha comenzado a llover, no tengo ganas de lavar sábanas, ni toallas, casi ni de salir a la calle. El cupón tampoco me iba a tocar precisamente hoy y el café y la charla lo dejaré para mañana. Los niños volverán en autocar y no me interesa lo más mínimo la decoración de las casas de nadie, ni mis mechas, ni pasar dos horas con el estúpido tinte en la cabeza. Tengo un nudo espeso y agrio en la garganta, está lloviendo a mares y Alberto hace días que no da señales de vida.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario