Azul (Yuray Tolentino Hevia)

Hace horas que estoy sola. Todo está azul, es un azul tan profundo que me da miedo. Por momento grandes manchas grises y verdes, y negras, asaltan esta pintura casi perfecta, pero el azul es más fuerte -el rey de todos los colores- y regresa con más fuerza.

Todo está, es y ha sido azul de por vida. Los poetas de Homero, los sueños de Froid y Tesla; las casas de Comala y Macondo; los pinceles de Picasso y Dalí… hasta el primer orgasmo de Adán y Eva fue azul.

Hace horas estoy sola. Salí de mi pueblo de resplandor azul a un viaje azul El eco de los últimos gritos se perdieron con las gaviotas que nunca llegaron, y que dejaron de ser blancas para ser azules. ¡Dios…! Este olor a tierra que viene desde la memoria me está volviendo loca. Extraño los otros colores: el del rocío, los surcos, el de la música… Extraño el color el de los hombres, y sus mujeres y sus hijos. Mi vida si alguna tuve, antes de nacer azul, se fue hasta lo profundo, donde hay otros pueblos de estatuas de tiempo y algas, y peces.

Hace horas estoy sola. Y nadie imagina cuantas balsas, botes, salvavidas… haces horas, días, semanas, siglos… van solas y vacías; por los azules mares.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario