Bésame. Eso es todo (Francisco de Asís Maura)

Una eternidad infinita entre los límites de mi cuerpo es lo que anhelo. Dejar marchar el tiempo como una mariposa, dando tumbos, guiada por su propia celeridad, abrazando la vida en cada aleteo. Ver el mundo en un grano de arena y el cielo en una flor, contener la infinidad en la palma de la mano y la eternidad en un instante.
Encerrar cada hálito de mi alma en el parpadeo incesante de tus ojos. Tocar las teclas de tu espíritu con mis manos desnudas mientras te susurro al oído canciones prohibidas de olvidados amantes que decidieron seducirse a través de la locura, sin haber aprendido antes a estar solos.
Tan sólo miénteme, como el marinero que parte y dice que volverá algún día. Miénteme, sé aquel prematuro invierno que acabó con las azaleas. Arrásame en vida con tu fuego interior, moldea mis sentidos con el vaivén de tus caderas, mutilando a mi antiguo yo. No te limites a amarme, eso es una mentira universal.
Fúndete en mí como acero recién forjado en su empuñadura, como los torbellinos con el mar cuando nadie los ve. Reescribe las esferas del caos que forman mi ser.
Bésame. Eso es todo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario