Breve ensayo sobre la descendencia (Alian Cárdenas González)

Una vez, me creí el tipo más inexistente del mundo. Invisible al fin (luego de tanto creérmelo yo mismo). Supe que al procrear  tendría hijos inadvertidos, precarios, insuficientes para el espacio del mundo. Pues mis hijos, después de tener sus hijos, y estos, los hijos de los suyos. Formarían colonias capaces de subsistir entre los otros humanos teñidos de su propia existencia.
Para suerte del mundo. Estos millones de seres que nacerían de mi propio ser. Al ser tan irrisorios, y tan invisibles, se alimentarían de los aires de paz que fluyen alrededor del planeta.
Sin embargo, para maldición de estos descendientes que están por nacer. Los aires de paz, son un alimento tan escaso, como la comida que el resto de los humanos busca para sobrevivir.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario