El buen vino (Felipe Andrés Vergara Unda)

Cada vez que me siento junto a la mesa, creo al coger la copa, sentir el placer de estar en el paraíso.
Su suave aroma me acompaña, y el fuerte sabor dulce que me embriaga, la suave locura que se vuelve cordura, y el grato placer que en mis ojos me ilumina.
No hay perdón más cálido que el gusto de beber, no hay pecado que perdonar, más lo dulce y amargo de sentir en paladar el sabor, y el arte de sentirme vivo al probar.
Grande vida al vino, grande vida al buen vino.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario