Buenas maneras (Norberto Rodríguez Pérez)

Tras una larga y angustiosa lucha, el individuo de camiseta roja dijo, casi sin aliento:
—¿Sería usted… Tan amable… De no apretarme tanto el cuello?… Es que me asfixio.
—No puede ser, caballero —respondió el hombre con pasamontañas negro —. Si no aprieto con fuerza, no podré matarle. Es la naturaleza del ser humano. Vaya usted con la queja si lo desea a mi psiquiatra.
Conforme con la respuesta, y con la cara de un tono azulado, añadió:
—Me parece correcto, señor… Gracias… ¿Tendría pues la cortesía… De no apoyar su rodilla en mi estómago… Que acabo de comerme a su esposa?

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario