Cacería frenética (Mariam)

Como una leona salvaje, me observaba con indiferencia, empujada por la naturaleza, deseando simplemente el sabor palpitante dentro de sus labios. Evidentemente, estaba en desventaja y quedé paralizada, atravesada por sus pupilas dilatadas. Ahora por nada del mundo quería salir de su boca. Inerte, quedé colgándome de su melena, oliendo a leña, la que preparaba para quemar y devorarme aquella noche. Mordiéndome el corazón, la sangre brotaba desbocada despertando mis venas, jamás había deseado tanto ser la presa.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario