Cambio de sentido (Ruth Escamilla Monroy)

Su iniciación fue con adultos; exigentes, intimidadores, malos para pagar y que la hacían sentir una inexperta. Los había de diferentes profesiones y estratos sociales. Siempre que esperaba su llegada sentía frío y cuando se iban era igual.
Luego le dio por los extranjeros, orientales en su mayoría. A ellos les gustaba cantar y lo hacían bastante bien. Con ellos se sentía mucho mejor, más segura. Le hablaban de Tokio y de Seúl. Le hacían imaginar un mundo más amplio del que hasta ahora conocía y le pagaban más.
Después se decidió por los más jóvenes que ella, inquietos y activos a quienes impresionaba con la experiencia que ya había adquirido. Cada día se convirtió en un reto: llamar su atención para atraparlos y no dejarlos ir hasta convencerse de que volverían.
Durante su adolescencia se había dicho que jamás ejercería esa profesión polémica que algunos consideran fácil cuando en realidad requiere verdadera pasión y entrega, pero la vida tiene caminos insospechados. Poco después de alcanzados los veinte, tomó la decisión de ser maestra.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario