Cambios (Adriana Zapata)

Ignorando que su destino estaba ya escrito, en ese primer día de inmovilidad absoluta se preguntó si eso era la muerte. Debía serlo, el cambio era atroz. Hasta el día anterior deambulaba tranquilamente, aunque durante la noche se había sentido algo extraña. Ese día, después del cambio de ropa, no pudo moverse ni un milímetro, sujeta por una especie de cinturón a la madera de su cama. Podía percibir cómo los tejidos de su cuerpo se iban fundiendo, pero no podía hacer nada.
Pasó una semana, y otra más.
-Así que la muerte es esto… sólo inmovilidad- pensó. Estaba sola.
De pronto, una revolución. Sintió nuevamente su cuerpo y, moviéndose rápidamente, pudo despojarse de las ropas que la tenían aprisionada. Era la misma, pero distinta. No podía reconocerse. En un instante se encontró en el aire, mirando el mundo conocido desde arriba. Mayor fue su sorpresa al darse cuenta que ella misma era responsable de ese viaje: tenía alas. Y había más como ella.
Después de todo, el cambio no era la muerte, era la vida.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario