Caminata (Guillermo Silva Grucci)

En la fría mañana de invierno salí a hacer mi clásica caminata por la rambla. Sobre la desolada superficie de cemento unos metros  delante de mí, se bamboleaba penosamente intentando avanzar contra el viento, una figura simiesca ataviada con un gorro de lana.
Pensé que en apenas unos segundos estaría a su par, y que podría dispararle, sin  testigos para inculparme. La muerte servida en el roce sutil del silenciador. Imaginé el cuerpo cayendo blando como una bufanda  sobre una silla. El chamuscado orificio en la sien. La sorpresa de algún otro caminante desconocido al toparse el cadáver. Los diarios hablando de ajuste de cuentas. Los herederos discutiendo ante el cajón. La inconducente indagación policial. Y otra vez,  la memoria, vencida por el olvido.
Vi que era un hombre, al rebasarlo con mi mano vacía y me sentí mal: nunca lo hago, pero justo aquel día, había olvidado mi arma.
Ese es mi último recuerdo, aunque… pensándolo bien, me pareció sentir en la nuca un roce sutil, como el de un silenciador.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario