Capítulo XXXVI. Del Primer momento inspirador de sabiduría que tuvo Don Quijote (Rafael Nivisela Dávila)

Don Quijote, saliendo de la posada en cuyo desenfreno terminó con los cueros de vino regando la vid por el suelo, creyendo Sancho se tratase de sangre del gigante que había perdido su cabeza, y hallase este buscándola a orilla de un lago, dijo el caballero como muy pocas veces. –Sancho, la mente es más veloz que el viento, no busquéis cabeza alguna, ni gigante igual, buscad conocimiento, si deseáis que sea verdadero que sea de lo divino, si queréis sentid algo agradable después de dejadlo partir, debéis dejad ir el orgullo, y para huid de la maldad debéis dejad de hablar mal de los demás, y en vez de matad gigantes proteged a todo ser viviente, eso es caridad, y si controlas tus sentidos Sancho, sabrás lo que es paciencia.
Sancho estaba sorprendido, regresó a ver a su señor para escuchadle,
–Si permanecéis en esto, no morirás jamás, y sabrás lo que es maravilloso. ¡No me miréis así…!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario