Capítulo XXXVIII. Del momento que un visitante llegó por el lago (Rafael Nivisela Dávila)

Hallábase Don Quijote junto a Sancho observando la quietud del lago, que en ese silencio cruzó con la serenidad del tiempo una barca con un varón  de ocupante.
–¿Hacia dónde vais? –preguntó Don Quijote.
–En busca de aquel que sea capaz de cruzar un camello por el ojo de una guja. –contestó el navegante.
–Al halladlo, buen hombre, –dijo Don Quijote. –dadle mis saludos.
-Creí que ya estabais cuerdo, señor. –dijo Sancho. –¡quién puede hacer semejante cosa!     –¿Qué es aquello que tenéis en la mano Sancho? –preguntó Don Quijote.
–Una manzana, señor, veis, una manzana.
–¿Y qué habed en su interior? –interrogó otra vez el hidalgo caballero.
Sancho si más, tomó su daga y partió el fruto. –Semillas, están las semillas.
–¿Esas almendras en que se convertirán Amigo Sancho?
–En un árbol.
–Bien Sancho. ¿Y qué creéis tú, que aquel que escondió un gran árbol dentro de ese fruto, no puede pasar un camello por el ojo de una aguja?

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies