Carnaval (Montoya Jackson)

El segundo día de carnaval, un hombre se desplomó mientras lavaba el coche. Su mujer, asomada a la ventana, bajó las escaleras como un rayo, llorando y pidiendo socorro. Cuando llegó junto a su marido, le empezó a abofetear al tiempo que gritaba: “Paco, no me dejes sola con la hipoteca. No se te ocurra dejarme sola con la hipoteca”. El hombre recobró poco a poco el sentido y le preguntó a su mujer qué le estaba diciendo. “Que mi vida sin ti no tiene sentido. Que te quiero” -dijo ella. Luego se fue acercando la gente. Un hombre disfrazado de enfermera llamó a una ambulancia. Una mujer vestida de desierto le ofreció un poco de agua. Había gente curiosa asomada a balcones y ventanas. Había niños con pistolas de tinta ensañándose con el coche. Y una gata negra, oculta bajo el chasis del vehículo, contando ratones disfrazados de zapatos.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario