Casi ( Vera Alameda)

Manuel tenía un recuerdo en la cárcel de su memoria, se prometió al despertar que no lo alimentaría más y así moriría para siempre, cuando estuvo su recuerdo bien cerca de quedar desnutrido, se acercó Manuel hasta allí y puso una canción bien fuerte, el recuerdo, alimentado por la melodía vieja, quedó a salvo y de nuevo revivió con firmeza. Ahora, Manuel, que está muerto de dolor y condenado a recordar se dice que eso es justo lo que necesitaba. “¡Vaya a ser que con la euforia me olvide cómo aprietan los brazos anestésicos de mi asesino y pueda ser feliz!”

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario