El cautiverio de la inspiración (Irene Cámara Díaz)

Sentía unos celos indomables de su vecino, al que todas las noches visitaba una pequeña musa susurrante que le contaba las mejores historias nunca escritas para que las inmortalizara sobre el papel. Una noche esperó pacientemente hasta que la vio aparecer y la capturó, encerrándola en una hermosa jaula de cristal.
La ingenua musa se dejó engañar y le narraba una historia diferente cada noche convencida de que a la mañana siguiente su raptor la liberaría. Viendo pasar los días y las noches, la lluvia y el sol, la esperanza y la desesperanza a través del cristal fue olvidando poco a poco de dónde venía y quién era; pero su mayor anhelo seguía siendo salir de aquella jaula.
Al cabo de mucho tiempo, ella nunca supo cuánto, logró persuadir a su encarcelador de que debía ser liberada para mostrarle el camino que lo conduciría al verdadero éxito. La ceguera de su obsesión no le dejó ver que al final de este camino se encontraba un gran precipicio. Él cayó al vacío. Ella intentó averiguar qué había sido su anterior vida si es que en algún momento había existido.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario