Cementerio de androides (Ana Fenoll Silla)

Por qué demonios sus amos los han abandonado  en ese inhóspito lugar  en un día tan señalado: Navidad de 2035, donde en  un cartel a lo lejos se lee “Desguace El Renacer”– se preguntaban todos – !Qué poca sensibilidad !   Sí,  es verdad que las últimas semanas  sus circuitos empezaron a patinar  volviéndose muy agresivos e insolentes.  Primero empezaron a atacar e insultar a los desconocidos pero conforme iban pasando las semanas  tuvieron atemorizada a  toda la familia. Chastedog metía mano a las féminas que se le cruzaban por su lado  y les injuriaba “Nena quieres guerra”. Meekcat arrancó de un cuajo una oreja a un amiguito del pequeño de la casa cuando entró. Estaba claro que sus circuitos fallaban ¡pero no era culpa de ellos!, al menos podían haberlos enviado al taller para reparar sus defectos. Pronto salieron de dudas: Loyaldog comentó haber escuchado una conversación de su dueño con el fabricante que se trababa de un fallo en la fabricación de la  serie WRC78436- D sin solución posible, y a todos les coincidía. Indignados ante un final tan despreciable. Naivecat con mucha resignación dijo:  ¡Tanta inteligencia artificial para terminar  aplastado como un gusano!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario