Cenamos (Isabel)

Introdujo la llave y la puerta cedió. La presión ejercida fue justa para desplazarla y ver a Julia en la cocina. Ya la había reñido. En alguna ocasión, le dijo: un día alguien te dará un buen susto.
El sonido causado al cerrar la sorprendió, le saludó y volvió a su tarea. Juan entró sin saber como darle la noticia. Sus invitados junto con Pedro su novio, habían tenido un accidente.
Le gustaba ver esa relación. En una ocasión, Pedro eufórico, dijo que nunca se separaría de Julia.
Sintió un soplo de aire helado. Se concentró en su origen y se dirigió hacia la izquierda donde se hallaba el salón. Sospechaba que su compañera había olvidado cerrar alguna ventana. Pero no era así. Todas estaban cerradas.
Zzz. El vuelo de una mosca. Quitó los entremeses evitando así que el insecto se posara en ellos. Al regresar el sonido era mayor y creciendo. Miles de moscas, un remolino y el zumbido que provenía de todos lados aunque se agudizaba al acercarse a aquel sillón.
Algo translúcido. Un punto, seguido de otros que se materializaban, crecían y dibujaban la figura de un joven. ¡Pedro! ¡Era Pedro!. Este abrió la boca y dejó salir una bocanada de moscas al tiempo que decía:
¿CENAMOS?

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario