De cerezas y otras promesas (Inma Astorga Robles)

Dos pares de cerezas como pendientes, las demás explotan con cada beso. El corazón asomado, preparado, listo…¡Ya!

-A ver quién puede escupir los huesos y hacerlos llegar hasta el andén de enfrente.

Ella no llega muy lejos al lanzarlos, no para de hacerme cosquillas de colores con su risa.

Pero entonces aparece una especie de desazón, con hambre agolpada, atropellándolo todo, agitándome en busca de otro sabor, donde no existe el rojo. Y lo muerdo.

La mano con la que me escribe, mordidas las uñas, no me deja ver el destino de un billete de tren, ni ya el mío.

Las ventanas apuran abiertas mientras el verano está cerrándose. Desde alguna de ellas suena aquel que pasamos entre cerezas, en la estación de Waterloo. Hay atardeceres que se dejan escuchar.

Para salir a flote hay que desalojar todo el agua del interior, después ya no somos los mismos, al fin y al cabo hemos perdido tres cuartas partes de nuestro ser.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario