A las once en casa

Ya pasan veinte minutos. Enciende otro cigarro, le da un par de caladas, y lo machaca contra el cenicero. Camina por el salón dando vueltas como un tigre enjaulado. La copa de brandy de Jerez sigue intacta sobre la mesa. Le gusta bebérsela en paz, y en aquel momento le domina el nerviosismo. Se asoma a la ventana. El silencio reina en la calle. Una mano se apoya en su hombro. Detrás de él, su mujer le sonríe afablemente.
—Vete a la cama, estás cansado.
Él hace caso, y entra en el dormitorio.
Ella mira el reloj. Son las once y media. Observa la puerta y los ojos se le enrojecen. Ha pasado más de un año. Ya no espera. Sabe que su niña no regresará.
Limpia las colillas, recoge la copa, y se va a dormir. Esta noche también tendrá un sueño inquieto.

Autor

Nombre: Raúl Gómez Lozano

4

47

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies