ADIÓS ADOLESCENCIA

adios adolescencia

En aquella etapa adolescente de la vida no nos preocupaba esa discriminación interesada que hacíamos del tiempo, pues pensábamos entonces —erróneamente— que nuestro mundo seguiría rodeado de esos pequeños instantes por siempre. Nos parecía ser los dueños y señores del más favorable de los futuros.
Luego, con el imparable e incierto discurrir de los años toda esa ilusión se fue difuminando sin previo aviso, y ahora —hace bastante tiempo ya— nos queremos agarrar, desesperados, a cualquier cosa: a un simple rayo de sol que se escapa a hurtadillas de entre los crecientes cúmulos de las plomizas nubes, a una bocanada de aire puro y húmedo tras la reciente tormenta; o ya, en el colmo de la felicidad plena: nos quedamos parados, mirando perplejos la inmaculada cara blanca y redonda de la luna llena que preside majestuosa la eternidad de la noche, como si no la hubiéramos visto jamás. Pero no podemos dejar de pensar, con cierta melancolía, que la hemos visto tantas y tantas veces, sin reparar —por falta de tiempo— en su belleza y en su misterio… (¿Qué contradicción verdad?: “por falta de tiempo”, cuando estábamos convencidos de que todo el tiempo del mundo era nuestro, solamente nuestro).
Nos duele, por tanto, la contradicción, nos duele la adolescencia perdida y, hasta el alma, nos comienza a doler… como una profunda herida abierta, al comprobar que el tiempo, ni siquiera entonces, nos llegó a pertenecer.

Información adicional

Nombre: ÁNGEL REBOLLO SANTA PAULA

31

127
4 comentarios
  1. Vaya!! Quién iba a pensar que había tanto talento en la familia. Un beso, Ángel

    • Muchos besos, Ángeles. Yo tampoco sabía (No tenía ni idea) que habías realizado unas fotografías tan maravillosas de Salamanca. Me alegro de ello y a raíz de tu comentario, buscando en “google” es cuando he podido verlas. Una gran sorpresa…
      BESOS

  2. Cuantísima razón! Llega una edad en la que parece que el tiempo se va como arena de playa entre los dedos…
    Escribes muy bien, Ángel!
    Un beso

    • La playa que yo amo tiene la arena muy fina -imagínate-. Tú tienes la pluma (Ya te lo han dicho) y escribes mucho más que bien; aprovéchalo: eres muy joven. Conocí en el alma a quien te dejó esa pluma y también conocí su palabra (De la cual disfruté -no sabes cuanto-). Hazme caso, la pluma escribirá prácticamente sola; pero no la sueltes nunca.
      Muchos besos, Vega

Deja un comentario

Top 50 + votados

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies