Al caer la noche

El plazo se ha cumplido y mi alma lo sabe, esperaba ansiosa que la luna apareciera para liberarme, para ser yo, para renacer como un fénix.

Escuché mientras dormía.

Mi piel se erizó, no por temor, más bien de emoción. Siempre he sido una intrusa, una visita corta e inesperada. Este no es mi lugar.

Pienso, de pie, en el alféizar de mi ventana mientras una brisa exquisita golpea mi rostro mientras contemplo la ciudad.
Sonrío al tiempo que la acera espera mi llegada para abrazarme.

Una hoja, adornada con una palabra, explica mi ausencia.

Autor

Nombre: Vane Aguilar

3

44

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies