Al escondite inglés

“Un, dos, tres, al escondite inglés” gritó Ana. Se dio la vuelta suavemente, sabía que todos iban a estar congelados. Ninguno se movía ni un pelo y era su momento favorito. Solo ella podía moverse. Aunque sólo tenía nueve años sabía que si nadie hablaba ni se movía no podía pasar nada malo. En casa nunca lo hacían y era un sitio que Ana odiaba. Cuando su papá le pegaba a su mamá ella siempre ponía en pausa Pocahontas, lo hacía cuando la princesa estaba al borde de la cascada. Allí, ajena a los gritos y a los golpes, soñaba que era ella la que se tiraba.

Autor

Nombre: Pedro Rodríguez

16

120

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies