Al otro lado

—Separémonos —propuso Tomás a su amigo Javier—. Este bosque es más pequeño y hay más posibilidades de caza.
—De acuerdo —aceptó Javier—. Nos vemos al mediodía. Yo te llamo.
Era la hora del almuerzo cuando Javier entró en una enorme casa ruinosa que encontró en el bosque. El ruido del teléfono de la casa lo asustó y la insistencia de la llamada le hizo contestar.
—¿Dónde estás? —preguntó Tomás desde el otro lado.
—¿Cómo tienes el teléfono de esta casa? —Javier se oía sorprendido.
—¿Qué casa? ¿De qué hablas? Te estoy llamando al móvil.
—¿Qué dices? No tengo batería. He entrado a esta casa para pedir un teléfono.
—Te estoy llamando al móvil. Bueno, dime dónde estás y nos vemos.
—Estoy en la casa que hay junto al lago. Hay unos columpios también.
—Javier, estoy donde dices: en el lago junto a los columpios. Aquí no hay ninguna casa.

Autor

Nombre: Jennifer Girol

39

186

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies