Alaska

Empezó como un romántico capricho juvenil.Se mudaron en 1970 a la cabaña del lago. Allí vivieron años de amor y loca pasión casi en soledad,felicidad idílica que creyeron eterna hasta que él empezó a relacionarse con los demás hombres. El pueblo eran no más de diez cabañas situadas lejos entre sí pero todas cerca del lago.
Nunca les importó el frío intenso que sobre todo en invierno lo helaba todo. La nieve llegaba hasta la ventana y tenían que quitarla a golpe de pala para que no les sepultara. El viento era peor. Cuasi huracanado y gélido,les azotaba la cabeza y les producía un dolor que llegaba al cerebro.
Los hombres pescaban. En invierno cavaban antes un hoyo en el hielo para meter las cañas. Luego lo vendían en el mercado y pasaban la tarde bebiendo. Mucho whisky.La excusa inicial era que les ayudaba a combatir el frío.
Robert empezó a beber y a dejar de quererla al mismo tiempo. Daba portazos y tiraba todo al suelo. En el mercado Gerda escuchaba a las mujeres.Para ellas era lo normal. Los hombres están locos y el frío les pone peor.Y punto.
Hoy casi cincuenta años después Gerda se asoma a la ventana.A través de la intensa luz de la luna se adivina la sombra de las casas de sus vecinas. Ningún hombre.Murieron o escaparon al calor de otros brazos.Gerda se puso a quitar nieve del altillo pero, cuando con una fuerza inusitada para su edad destapó un brazo congelado unido a esa mano que tan bien conocía, su sonrisa arrugada celebró que a ella Robert no consiguió abandonarla

Autor

Nombre: Africa Garay

211

426

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies