Amor a lo Cortázar

Una vez tuve un novio negro, negro café Colombia. Nelson era un muchacho muy dulce y decía que se había enamorado de mi piel blanca.
—Como la leche, Marisita, como la leche— susurraba en mi oído.
Entonces, sus ojos le brillaban y yo me esponjaba con su mirada. De la mano paseábamos por las calles del centro mientras lamíamos un helado, el suyo de vainilla, el mío de chocolate con un bizcochito de canela. De no haber roto por motivos fútiles, ahora seríamos la pareja perfecta. Me olvidé de él hace años. Sin embargo, a veces, recaigo en su recuerdo. Suele ser al entrar en la plaza por la esquina de la heladería o cuando, en cualquier lugar, suena una canción francesa, de Aznavour, por ejemplo.

Autor

Nombre: LUISA MARÍA YAMUZA CARRIÓN

98

407
3 comentarios
  1. Sin duda, esto es puro Cortázar. Eres una Maga. Enhorabuena.

    • Gracias, Miguel! Si sabe a Cortázar he r mi objetivo. Tu comentario me anima a seguir aprendiendo la magia de las letrss.

  2. Un relato de puro azúcar. Muy bueno Luisa Yamuza.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies