Amor y destino

Dicen que las cosas siempre pasan por algo; que lo ocurrido tenía que suceder; que el destino no se busca, sino que te encuentra; que el fracaso no es el final, sino el principio; que lo importante no es el fin, es el camino y que da igual lo que elijas, lo importante es quién te elige.
Ana parecía ausente, distante, extraña. Aquel día llamó a media tarde:
- Luis, esta noche no saldremos. Me quedo estudiando, voy algo retrasada…
Le aseguré que yo también me quedaría.
La insistencia de Javi pronto derrumbó mi escasa resistencia y junto a Fran decidimos darnos un atracón de elocuencias disparatadas por los pubs de la zona. Ya daba por acabada la velada cuando vi a Ana besando a otro chico. Mirándome me regaló una desdibujada mueca que rayaba entre la pena y la soberbia y se marchó.
Desorientado, vacío y abatido decidí lamer mis heridas en un parque cercano.
Pero el destino habló y la noche se iluminó.
A pocos metros de mí, desconsolada, auténticas perlas bañaban las mejillas de aquella frágil figura. No pude evitarlo y me acerqué. Entre sollozos me explicó cómo su novio la había dejado. Se sentía sola y le ofrecí mi mano. Hablamos el resto de la noche y el día siguiente y el siguiente y el siguiente… Nos enamoramos. Y la peor noche de mi vida me hizo el mejor regalo.
Dicen que las cosas siempre pasan por algo y el destino… el destino eligió por nosotros.

Autor

Nombre: Juanjo S. R.

5

42

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies