Apocalipsis

La única familia que vivía en aquel país disfrutaba de su desayuno cuando comenzaron los violentos temblores.
El piso de cerámica se resquebrajó bajo sus pies y las paredes se agrietaron con un crujido repentino. La lámpara colgante se desprendió del techo y se estrelló sobre la mesa del comedor.
Alaridos desgarradores, estallidos de platos, tintineos de cubiertos desperdigados y el quejido agónico de la casa al derrumbarse formaron parte de la orquesta apocalíptica que le dio fin al pequeño mundo.
Sepultado sobre un desorden grotesco de cereales, leche, sangre y trozos de pared, uno de los comensales logró ver la nieve sintética caer sobre los escombros materiales y humanos, anunciando el inicio del invierno.
Al otro lado de la cúpula, fuera de la bola de cristal navideña, el ojo gigante de una niña arrepentida desprendía una lágrima.

Autor

Nombre: Marcos Llemes

0

33

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies