Apocalipsis

Ya no quedaba nadie más. Le dijo que era mejor subir a la cornisa antes de arrepentirse. No había marcha atrás, y eran los últimos.
Siguiendo sus pasos se situó junto a la mujer, con solo el vacío ante ellos. La agitación del viento dejó entrever unas incipientes calvas en su cabeza, y la belleza de ella a contraluz de las sombras de la tarde.
Iba a preguntarle su nombre cuando saltó, gritando y quitándose el vestido mientras extendía los brazos. La impresión a punto estuvo de hacerle caer, aunque aquello era imposible de impedir a esas alturas. Nunca mejor dicho. Además, la cuerda seguía atada a su pierna.
Sintió un violento tirón, se golpeó la cabeza contra el saliente que antes pisaba, y perdió el conocimiento por última vez.
Ahora sí. Ya no quedaba nadie.

Autor

Nombre: Dani G. García

1

67

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies