Aprendiendo a ver

Tanto quería ver el mar que le pidió a su nariz que aprendiese a oler las olas y la sal. Le pidió que oliese el azul profundo y el verde aguamarina.
Tanto quería ver los campos en flor que le pidió a sus oídos que aprendiesen a oír la llegada de la primavera y el despertar de las flores. Les pidió que oyesen las blancas margaritas y las rojas amapolas.
Tanto quería ver su cara que le pidió a sus manos que aprendieran a reconocer cada detalle, cada peca, el rubor de sus mejillas. Les pidió que le mostrasen su sonrisa y el color de su pintalabios.
Y a sus ojos sólo les pidió que no derramasen lágrimas jamás y así fue, porque la mar nunca es más azul, la primavera más colorida, ni una sonrisa enmarcada en rojo más bonita que cuando el ciego las ve.

Autor

Nombre: Ana

1

73

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies