Árbol milenario

Cuando retiró aquella capa de cal descubrió grabadas toscamente en la piedra que cimentaba la iglesia, diferentes inscripciones. Las había en castellano, también en latín, en caracteres arábigos y signario celtibérico para finalizar con el negativo de una mano pintada en tonos ocres. Y entonces comprendió que del mismo modo que con los anillos del tronco de un árbol, a través de aquellas hendiduras podía leerse el pasado de la ciudad.

De repente, la voz del capataz le sacó con rudeza de su pensamiento:

¿A qué esperas para echar el cemento?

Pero antes de tomar la paleta, agarrando la maceta y el cortafríos con decisión, estampó su nombre y sonrió.

Autor

Nombre: Raúl Garcés Redondo

89

325
3 comentarios
  1. Ocurrente relato.

  2. Muchas gracias Antonio.

  3. Muchas gracias Antonio.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies