Atletas

El primer atleta europeo pinta con sangre la primera carrera registrada, en un lugar aún sin nombre, favorecido por la intimidad profunda de la oscuridad, tanteando imperfecciones en la roca, estableciendo sin saberlo una comunicación en ausencia de siglos, de milenios. Pinta el ganador trazos rápidos, sin pretensiones, libre de futuros hábitos adquiridos y herencias recibidas que inevitablemente derivarán en imágenes desgastadas y astucias pictóricas groseras. El hombre representa lo ocurrido llevado por una especie de atávico impulso, y no se detiene a observar el resultado porque no sospecha que la ignorancia estimula la admiración. Termina y se apresura a recoger una piedra filosa, golpea indolente el cráneo del perdedor y comienza a disfrutar del premio.

Autor

Nombre: Miguel

9

83

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies