Atraco

Entré en el banco con la cara descubierta y apunté entre las cejas del cajero con el dedo índice de mi mano derecha, al mismo tiempo que le ordenaba que me entregara todo el dinero. El tipo no se asustó. Con toda tranquilidad, elevó su brazo para apuntar a mi frente con el suyo. Era más largo y más grueso. Sentí pánico y salí huyendo antes de que decidiera volarme la cabeza.

Autor

Nombre: José Luis Chaparro

2

40

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies