¡Bienvenido 2019!

Tras brindar por un nuevo año, nos dispusimos a ir a la playa, donde una gran fogata tendría lugar.
Al llegar ahí, no había gente, ni fuegos. Todo tan vacío, que el aleteo de las gaviotas y el rugir de las olas me hicieron sentir como un navegante, que no encuentra rumbo y se pierde en altamar.
Volví a casa con ánimos de recibir el nuevo año junto a los míos, no sin antes desearles un nuevo comienzo.
Me acosté a dormir y doce campanadas sonaron a lo lejos. Corrí las cortinas y abrí la ventana de mi alcoba. A lo lejos, los fuegos artificiales brillaban sobre el cielo oscuro.
¡Bienvenido 2019!

Autor

Nombre: FELIPE ANDRÉS VERGARA UNDA

3

112

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies