Blanca

No tuvieron primavera. De hecho, su vida fue un único invierno en el que se conocieron y se despidieron. Ahí permanecerían para siempre. No hubo veranos, ni otoños tampoco.
Cuando aquel gélido día de febrero, le comunicaron que el amor de su vida se moría, justo en ese día en el que celebraban el mes de conocerse con un compromiso de boda, Blanca sintió que lo fugaz se transformó en imborrable y la brevedad sería eternidad.

Autor

Nombre: Marian Molina

14

98

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies