Buen chico

Nos enviaban de una patada a las duras calles. Nos enseñaban a pedir con la mirada. Infestos adultos. Apenas nos daban algo sólido por las noches para dejarnos famélicos por las mañanas. Brutales signos de pobreza. Y en las horas de sombras, nuestros sueños se atrevían a gratificarnos con un respiro entre tanta pesadilla real. Cada día lo mismo, hasta hoy. He logrado disuadirlos. El mayor que me acompaña me quiere en su casa y dormirá conmigo para cuidarme. Me observa mientras le digo que soy buen chico. Se relame los labios y babea. Debe tener tanta hambre como yo.

Autor

Nombre: CRISTINA SM

121

315

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies