Calor nocturno

Llevo todo el día esperando este momento. Al fin entra en la habitación.
Como siempre, lo primero que se quita son los zapatos, esos Martinelli negros que cepilla con esmero cada mañana. Tras ellos, los pantalones que deposita en el galán de noche junto a la americana. Camisa, bóxer y calcetines forman una bola que lanza al cesto de la ropa sucia marcando tres puntos. El aseo personal es lo siguiente y, por último, deja las gafas sobre la mesita.
Cuando se acerca, ya desnudo, comienza a rozarme sutilmente con sus finas manos. Al tocarme, sin preliminares, me abre y penetra en mí. Siempre gélido, continúa contorsionándose y frotándose para que le transmita todo el calor que desprendo.
Es lo que tenemos las sábanas de felpa, somos la artista invitada, imprescindibles en toda noche de invierno que se precie.

Autor

Nombre: Mª ANGELES ANDREU ROCA

6

30
1 comentario
  1. Muy bien M.Ángeles, logras engañar en esa escena de apariencia erótica. Suerte.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies