Calpurnia

calpurnia

«Tienes el cielo en los ojos», le dijo el forastero mientras Calpurnia lo desnudaba con la dulzura de una madre. Era la puta del pueblo, y una puta peculiar. Si te subías a su cama no pagabas ni un centavo. Solo cobraba a los hombres de los que se enamoraba, porque el amor, decía, le despertaba un apetito desordenado que costaba plata satisfacer.
En la taberna, todos presumían de haber pagado alguna vez; sin embargo, ella hacía meses que vivía de la caridad de las esposas agradecidas, hartas de soportar las babas de sus estúpidos maridos.
Aquella noche, Calpurnia entró en el local y pidió un filete con patatas, dos huevos fritos y una botella de vino. Los clientes se miraron buscando al afortunado; hasta que entró aquel guapo forastero que, tras demorar una mirada de amor en la prostituta, invitó a todos a una ronda antes de partir, cosa que hizo después de besar a la afortunada, con la promesa de regresar a por ella al día siguiente.
Esa madrugada, las mujeres del pueblo enterraron el cadáver del forastero en el maizal, como de costumbre.

Información adicional

Nombre: Rafael Novoa Blanco

3

28

Deja un comentario

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies