Caperucita y el lobo

Realmente el lobo nunca quiso comerse a Caperucita. Al menos no de un modo literal. La verdad del cuento es que, cada mañana, vagaba por el camino solo para verla llegar. Soñaba con soltar esas trenzas rubias y sentirlas acariciar su pecho mientras se deshacían entren sus dedos, con untar de miel los labios de su dulce amada y lamerlos hasta desfallecer.
Realmente Caperucita nunca se perdió en el bosque. La verdad del cuento es que fingía entretenerse recogiendo flores silvestres, que en realidad aborrecía, para poder observar por el rabillo del ojo el inmenso y perfecto cuerpo del lobo que la admiraba semiescondido tras los árboles. Soñaba con prender todas y cada una de esas flores entre sus cabellos y aspirar su aroma hasta hacerlo desaparecer.
Y, realmente, la verdadera moraleja del cuento es que ninguno de los dos fue tan valiente como para arriesgarse a soltar la cesta y los miedos y jugársela el uno por el otro. Y ese, sin duda, fue el final.

Autor

Nombre: Gladys Cordero

300

671

Deja un comentario

Quiénes Somos


Signo Editores

Signo editores es una editorial especializada en colecciones de diseño, con contenidos muy cuidados e impresa con materiales de alta calidad para ofrecer una experiencia de lectura superior.

Síguenos


  • |
  • |
  • |
  • |
  • |
  • |

Certamen de Microrrelatos Signo editores


Certamen literario dedicado al formato corto. Buscamos la síntesis de la lucidez. Emoción, sorpresa y agitación. ¡Participa! »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies