Carmen la bailaora

“Carmen la bailaora”, ese era su nombre, mujer temperamental, pasional, una pura sangre. Su piel tostada en esas mañanas del Rocío, su corazón esculpido por emociones desbordadas.
Aquella mañana amaneció taciturna, pero la fiesta había empezado, no podía retroceder, se puso su traje rojo de lunares blancos y puntillas de bolillos y se encaminó a la Feria. El tablao la esperaba a la mejor bailaora de Sevilla.
Al atardecer, Antonio fue a buscarla, pasión, amor y odio volaban alrededor de ellos. Un puñal de celos se clavó en un costado. Carmen estañó su herida y subió al tablao, hizo lo que mejor sabía hacer bailar mientras moría.
Cuenta la leyenda que se cogió la cola, dio un giro y cayó al suelo muerta mientras veía la cara de Cristo.

Autor

Nombre: Mª Teresa Lluch Armell

36

208
1 comentario
  1. Ole !!!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies