CARTA DE ZERT

Querido Gaspar:

Lamento no poder despedirme de ti, pero los dos sabemos que eso hubiera complicado las cosas, eres como un hermano para mí. Cuando leas esta carta yo ya estaré a más de un millón de años luz de este planeta, con destino a mi hogar y en la nave que ha venido a llevarme de vuelta con los míos.

Echaré de menos beber ese brebaje oscuro llamado café al que poco a poco me estaba acostumbrando. También echaré de menos otra cosa, te confieso que me he llevado algunas manzanas. Pero lo que más voy a echar de menos será las horas y horas de conversación sobre nuestros mundos, conversaciones que podían durar hasta la madrugada. Lamento el cansancio con el que ibas por las mañanas a trabajar al campo.

Recuerdo que muchas veces me has dicho que la gente de zonas rurales como tú se siente como ciudadanos de segunda clase, esto respecto a la gente de las ciudades. Pues bien, con estos años que he estado en la Tierra no he llegado a esta comprenderte. He visto el transcurso de la vida en los pueblos y en las ciudades, creo que no vislumbras lo afortunado que eres viviendo en un pueblo. Me explicaste el concepto de Paraíso y para mí estar en un pueblo es eso mismo, estar en el Paraíso. En el pueblo puedes escuchar el concierto nocturno de grillos y autillos, contemplar las estrellas y los planetas, ver el cambio del paisaje según las estaciones, y lo que más me fascina, poder comer lo que uno cultiva.

No te puedo prometer que te vuelva a ver, pero quizás algún día...

Autor

Nombre: ALFREDO RUBIO RUBIO

39

181

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies