Cascada de sangre

El agua corría por la losa antideslizante de la ducha arrastrando consigo la sangre. El remolino rosáceo y transparente del desagüe no parecía tener fin. El ruido del agua fue interrumpido de repente por el estruendo de fondo de un gran portazo.
-¡Perdón! Ha sido el aire. ¿Dónde estás?
La persona que habló no recibió respuesta. Sus pasos se escucharon aproximándose al baño y entonces la puerta se abrió... desde dentro.
Una niña de apenas cinco años salió asustada del baño mientras su madre observaba estupefacta como toda sangre para hacer morcillas que había comprado aquella mañana en la carnicería había desaparecido por el desagüe de la ducha.

Autor

Nombre: Ana

3

169

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies